Cómo gestionar el duelo de un animal de compañía

Según un estudio del departamento de ciencias animales de la Universidad de Hawai, Estados Unidos, perder a tu mejor amigo, ya sea can o felino, puede ser realmente duro, el 30% de los dueños sienten dolor seis meses o más, mientras que para un 12% supone un suceso muy traumático en sus vidas.

De hecho, la revista Perspectives in Psychiatric Care señaló que este vínculo tan especial puede afectar a la salud física y mental de los dueños, y reafirma que la reacción de duelo tras la muerte en muchos sentidos es comparable a la que se experimenta con un miembro de la familia

Aseguran que en la época en la que vivimos ha habido un aumento de familias o individuos que eligen no tener hijos, pero adoptan relaciones profundas con los animales que cuidan.

Como sabemos, su muerte puede suponer uno de los momentos más difíciles en la vida de una persona, a pesar de que a nivel social no esté reconocido como el mismo impacto emocional y anímico que se vive con la de un ser humano.

Pero, aquí llega la difícil pregunta: ¿Cómo afrontar el duelo? 

Según todos los expertos aseguran que pasamos por las mismas cuatro fases por las que se pasa cuando muere alguien cercano:

  1. Negación. Durante esta fase hay que tener la cabeza ocupada en otros quehaceres. Según nos dicen los expertos conviene deshacernos o guardar los juguetes y objetos de nuestra mascota, pero en ningún caso dejarlos visibles. 
  2. Expresión de emociones. Es recomendable llevar a cabo un ritual de despedida, como puede ser rodearte de amigos, llorar si nos apetece y dejarse llevar. E incluso si fuera necesario: pedirse unos días en el trabajo.
  3. Reconstrucción. En esta fase nos damos realmente cuenta de su pérdida, del vacío que nos ha dejado, aquí es cuando uno se da cuenta del vacío que ha dejado, de las rutinas que ya no tenemos… es el momento idóneo, aunque nos cueste de crear nuevos hábitos.
  4. Le recordamos. Y somos muy conscientes del cariño que sentíamos y lo a gusto que estábamos a su lado.

Como es normal cada uno vive de una manera diferente el duelo y necesita de más o menos tiempo. Algunas personas apuestan por la adopción de otro compañero, cada uno se conoce y sabe lo que quiere o lo que necesita. Pero nunca debe de sentirse mal, puesto que no se trata de una sustitución. Cada animal, como cada persona, somos únicos y especiales.

Si has perdido hace poco a tu mascota, estos son algunos consejos que te pueden ayudar:

  • A muchas personas les facilita el duelo escribirle una carta de despedida a nuestra mascota.
  • Hacer un álbum de recortes y recuerdos. Recopilar fotos y vídeos. Es algo que ayuda a mucha gente. Parece una cosa tonta, pero es muy satisfactorio y ayuda muchísimo a superar su pérdida.
  • También te puedes plantear la posibilidad de escribir un relato o un poema sobre tu mascota, hacerle un dibujo o componer una pieza musical en su honor.
  • También suele ser muy útil a nivel afectivo – emocional, el realizar un “rito funerario” para despedirnos de ella.
  • Y hablar, compartir, conversar. Desahogarse. Contar lo que pasa por nuestra cabeza y por nuestro corazón. 
  • El tiempo poco a poco nos hará sentir mejor. Nos tranquilizará y nos dará la lucidez necesarios para tomar buenas decisiones, como puede ser: volver a tener otra mascota, adoptar, o incluso, si no lo vemos apropiado, ayudar en una asociación, fundación o protectora que dé refugio a animales.