Cómo prevenir el mal aliento de tu mascota

La halitosis canina es un problema desagradable y bastante común. Se produce al igual que en los humanos, al acumularse restos de comida en la boca. Las bacterias depositadas en ellos liberan ciertos componentes que contienen azufre, produciendo ese olor desagradable y fétido.

No sólo la acumulación de placa bacteriana es la causante de ese mal aliento, también puede serlo una higiene bucal incorrecta o problemas estomacales.

Si nuestro perro tiene un aliento fuerte, y no precisamente de rosas, tenemos que poner en práctica una serie de rutinas que eliminan esa halitosis. Si a pesar de tomar medidas, el olor persiste, debemos acudir a nuestro veterinario, porque puede deberse a graves enfermedades que afectan al aparato digestivo, al hígado o a los riñones… señalando un síntoma de diabetes, gingivitis u otros problemas  periodentales. En todos los casos, la vigilancia, la detección precoz o la intervención veterinaria son esenciales para asegurarnos la buena salud de nuestro amigo.

El mal aliento de los perros se puede combatir con tres sencillos hábitos:

  • Limpiarle los dientes:

El cepillado diario es la manera más eficaz de combatir el mal aliento. Sin embargo, a la mayoría de los caninos no les gusta o les duele, por lo que algunos no se dejan. Debemos intentarlo porque es una de las maneras más eficaces de erradicar el mal olor. Hay que actuar con mucha paciencia y conseguir cepillarles los dientes varias veces a la semana.

En las tiendas de mascotas venden cepillos de dientes especiales para nuestros amigos, al igual que dentífrico para ellos.

Recordemos que la pasta de dientes que usamos las personas lleva flúor, un componente tóxico para los animales.

Una buena idea es llevarle al veterinario o a un especialista, una vez al mes, para que le cepille los dientes de manera profunda para asegurarnos una adecuada limpieza.

  • Una buena alimentación: con ingredientes frescos y alimentos secos.

Se recomienda para una buena alimentación, no sólo para alejarnos de la halitosis, una dieta a base de alimentos secos como las croquetas de pienso de buena calidad, en vez de los clásicos enlatados.

También las verduras y frutas sirven para limpiarle los dientes. Las zanahorias y manzanas crudas son estupendas para este fin. Estas hortalizas eliminan la placa bacteriana, al mismo tiempo que sanan dientes y encías.

Advertirás que si tu perro consume mucha carne, su aliento huela muy fuerte, fétido. Esto se debe a que la carne deja residuos en sus dientes, los cuales son atacados posteriormente por bacterias.

Otro truco consiste en dejarle siempre un recipiente lleno de agua para cuando termina de comer. Así, mientras se hidrata, también enjuaga la boca él mismo.

UNOS TRUCOS:

El aceite de coco es estupendo para nuestro perro. Contiene una serie de propiedades que son geniales para su salud. Una pequeña cucharada al día será una dosis más que suficiente para él. Además de mejorar su higiene bucal afectará, de forma positiva, al brillo de su pelo.

También el perejil es un gran remedio natural contra la halitosis, sirviendo tanto para humanos como para nuestro can. Esta planta tiene propiedades que la hacen muy eficaz contra los problemas digestivos.

Lo recomendable es darle dos veces a la semana una pequeña hoja para la mastique.

  • Aperitivos y juguetes que mejoren su aliento.

Los snacks dentales son una gran idea y una solución estupenda. A todos los perros les encantan y están preparados, en su composición, con una fórmula para limpiar su boca a la vez que actúan como un premio.

  • Entre otros te recomendamos los VeggieDent a base de ingredientes 100% vegetales.
  • Los snacks dentales Advance, que ofrecen dos tamaños en función del peso del animal.

Los juguetes de masticación permiten limpiar los dientes mientras juegan, eliminando la placa bacteriana y, con ella, el mal aliento.

Con estos juguetes dentales friccionan, aumentan la cantidad de saliva con lo que eliminan las nocivas bacterias, favoreciendo una boca sana y por consiguiente un aliento más fresco.

Como hemos descrito, el mal aliento puede ser eliminado. Si quieres a tu animal, ayúdale a tener una boca completamente sana y un aliento fresco. Una cuidada salud es un conjunto de buenos hábitos y decisiones.