El Lenguaje Corporal Canino

Lenguaje Corporal de los Perros

La comunicación entre individuos es fundamental en la convivencia. Los perros, igual que las personas, tienen sus propios códigos de lenguaje. Aprender cómo los perros se comunican con otros animales a través de su cuerpo nos dará pistas muy útiles para descifrar los mensajes que intentan comunicarnos.

El lenguaje corporal es muy importante porque te permite interpretar el estado emocional de tu perro, aunque sólo sea de manera general. Los perros se comunican a través de determinadas posiciones corporales que transmiten una emoción, sentimiento o actitud. No entienden el lenguaje verbal, acaban asociando algunas palabras a determinados actos, pero son incapaces de entender las palabras como lo hacemos nosotros. De ahí la importancia de las posturas corporales en la comunicación con nuestros perros. Conocer dichas posturas es básico para comunicarnos con ellos de forma eficaz. Pero también para anticipar situaciones que pueden llegar a desencadenar una pelea, por ejemplo en el parque cuando nuestro perro corretea junto a otros que no conocemos.

Para tu perro, tú eres un miembro de su manada, por lo que se comunicará de la misma forma que lo haría con otro perro, e incluso cree que tú también “hablas” su idioma. Siempre está intentando detectar su idioma en todo lo que haces con él. Cuanto menos entiendes este lenguaje, menos te entiende tu perro, a la vez que entenderle o no, depende de tus conocimientos de su forma de expresarse.

Por la vital importancia que tiene para vuestra relación ¡te propongo que dediques tiempo a estudiar el lenguaje corporal canino!

No saber interpretar bien la actitud de tu perro puede dar lugar a muchos problemas de comportamiento. Por ejemplo, un perro miedoso y arrinconado, al ser castigado, podría llegar a compensar su miedo con agresión. Cuando su dueño interpreta esta agresión erróneamente como un intento de dominarle podría tomar la decisión de seguir castigando. Lo único que conseguirá será frustrar mucho a su perro, corriendo el serio riesgo de que su perro le muerda de verdad, en un último intento de defenderse. Esta forma de agresión se llama agresión autodefensiva.

¡Muchos perros han terminado sacrificados por haberse defendido por un lenguaje corporal / situaciones incomprensibles para ellos!

La cara opuesta de la situación anterior es el perro dominante. Un perro dominante que se siente superior está en la posición de corregir a sus sumisos. Si intentas obligar a un perro de carácter fuerte a hacer algo sin imponerte lo suficiente, te arriesgas a que éste decida oponer resistencia, incluso mediante el mordisco.

La diferencia entre un mordisco de un perro dominante y un perro miedoso es que el dominante muerde con mucha intensidad. No hay que pensar que un perro dominante es igual a un perro agresivo. Interpretando bien su postura y respondiéndole correctamente puede ser un perro tan normal como otro con un carácter más dócil.

Dentro de una jauría existen posiciones superiores e inferiores. Estas posiciones se afirman mediante posturas corporales superiores y sumisas. Los instrumentos que utilizan para expresarse son: orejas y rabo, mímica y ruido. Hablaremos con más detalle sobre esto más adelante.

Por todo lo anterior, resulta muy útil conocer el significado de los métodos de comunicación de tu perro para que puedas ajustar tu propio comportamiento según sea necesario.

Debemos interesarnos por el lenguaje que emplea cada animal con el que nos queramos relacionar, esto facilitará nuestra relación con ellos, o si simplemente queremos entenderlos.

Espero que os haya gustado, la verdad que nos parece un tema bastante importante, ya que no queremos que sucedan situaciones comprometidas para vuestras mascotas.

En el próximo artículo os expondré el lenguaje canino y las formas correctas de actual con nuestros perros.