Perros policía en adopción

Los perros policía son los utilizados y adiestrados con fines en el uso para la seguridad pública e investigación policiaca. Conocidos como K9 -en inglés knine-, están preparados para detectar estupefacientes, explosivos, dinero, venenos o personas ocultas en medios de transporte. Además, son capaces de seguir rastros de víctimas o sospechosos, de encontrar supervivientes tras una catástrofe o cuerpos sin vida; realizan tareas de control y prevención en seguridad ciudadana. Todas ellas son labores que muchas veces sólo las puede hacer un can.

Asimismo, los perros policía han sido educados para ser muy leales, proteger a las personas y rescatarlas en situaciones extremas, entre otras muchas funciones.

Las razas que se usan para realizar esta actividad son​ el pastor alemán, pastor holandés, rottweiler, pastor belga (Malinois), labrador y retriever. Aunque para labores que no incluyan defensa o ataque, como lo es detección de drogas en aeropuertos o lugares públicos, se pueden usar también razas como el springer spaniel galés o beagle.

Perros policía jubilados

La vida laboral de estos perros oscila entre los ocho y nueve años, momento en el que el perro todavía no se considera viejo. Pero…¿qué pasa cuando estos animales se jubilan y dejan de prestar servicio a los cuerpos de seguridad del Estado?

En muchas ocasiones, cuando el perro se retira su cuidador o guía lo adopta y pasa a formar parte de su familia. Sin embargo, cuando esto no ocurre y el agente no puede hacerse cargo, las ONGs se encargan de buscar una familia para el can.

Un ejemplo es la ONG “Héroes de 4 Patas” cuyo objetivo es ofrecer una retirada digna y de calidad a los perros de trabajo que abandonan el servicio por edad o pérdida de capacidades mediante la creación de una red de familias adoptantes.

La organización, que fue creada por miembros del Cuerpo de Policía, funciona a nivel nacional y cuenta con perros tanto de la Policía como de otras fuerzas de seguridad y salvamento como la Guardia Civil, los Bomberos o el Ejército.

Los trámites de adopción, según la organización, son meticulosos hasta encontrar una familia adecuada a las necesidades del perro. Hay que tener en cuenta que un perro de estas características es un animal muy especial y que por su edad puede requerir asistencia veterinaria, dieta especial y los cuidados que necesita un anciano, por lo que el compromiso debe ser firme y hay que poder hacer frente a los gastos.  

Legislación y protección animal

Por el momento no existe ninguna normativa especial de protección a los animales que trabajan en los servicios de seguridad y emergencias.

No obstante, el Ayuntamiento de la ciudad de Alicante trabaja en una normativa para proteger no sólo a los perros policía o de rescate y emergencias, sino también a otros animales relacionados con los servicios de seguridad, como las unidades ecuestres de la Policía Nacional. De ser así y prosperar esta normativa municipal, Alicante sería pionera a nivel nacional en disponer de una ordenanza para proteger a los animales de servicios de seguridad y emergencias.

En definitiva, los perros de las unidades caninas de las fuerzas de seguridad están expuestos a situaciones de riesgo que se alejan de la actividad normal de un animal de compañía. Es por ello que en el momento de su jubilación las asociaciones trabajan por encontrar un hogar cálido para que el can pase su adopción.