¿Sabes qué cuidados necesita tu gato recién esterilizado?

Por la dificultad de la operación, los gatos necesitan menos tiempo que las gatas para recuperarse de la operación. Si tu gato es macho, es posible que puedas llevártelo el mismo día. Si es hembra, tal vez tu veterinario te recomiende dejarla en la clínica durante un día para que pueda recuperarse.

Tras el postoperatorio deberá evitarse que el gato o la gata intenten sacarse los puntos de sutura. Deberemos prestar atención a las instrucciones del veterinario y seguir a rajatabla todos sus consejos.

Es posible que durante algunas horas el gato o la gata deberán llevar un cono o collar isabelino para impedir que acerque su boca a la herida e intente lamérsela y así arrancarse los puntos de sutura.

A las horas después de la intervención, el gato podrá comer si tiene apetito. Pero la ingesta de comida y bebida deberéis reducirla a la mitad.

La palabra clave después de la intervención es reposo. Es muy recomendable que el gato convaleciente esté tranquilo y se mueva lo menos posible para iniciar una recuperación que durará unos 10 días. Deberemos mimarlo para que esté tranquilo en su lugar favorito de la casa durante unos días, a pesar que es muy posible que se muestre hostil.

En estos primeros días es importante evitar que salte. Por ello, coloca su alimento y el agua cerca de su zona de descanso para que no necesite andar mucho. Aproxima también su arenero, pero no le acerques a la comida, porque ya sabes que a los gatos no les gusta tener cerca de la comida el sitio donde hacen sus necesidades.

No debemos olvidar la incomodidad de la herida y los profundos cambios metabólicos que de repente ocurrirán en el organismo del felino. Por eso, si tras 24 o 48 horas tu gato no come como lo hacía habitualmente o no va a su caja de arena las veces que solía ir, consúltalo con tu veterinario.

Si tu gato convive con otros animales, será conveniente aislarlo para que no se haga daño cuando juegue.

Durante esos primeros 10 días en los que se está recuperando será mejor que evite salir fuera hasta que el veterinario le dé el alta.

Tampoco lo bañes hasta que haya superado totalmente su periodo de recuperación ya que la herida podría infectarse.

Con respecto a la comida, durante tres o cuatro días, es conveniente suministrarle alimento húmedo.

El veterinario os dará las pautas correctas de alimentación puesto que tu gato, tras la esterilización, es muy propenso a la obesidad ya que disminuye la secreción de hormonas sexuales por lo que su apetito aumenta y se vuelve más pasivo.

Por eso, una vez totalmente recuperado hay que intentar que esté en su peso ideal. Para ello tiene que hacer ejercicio diariamente corriendo detrás de un juguete o bien con juguetes interactivos que le activen cuando no estás en casa. Dale alimento de calidad y reduce la cantidad de comida. Así tu gato recuperará su vitalidad y se mantendrá en forma.