¿Qué es la Leishmaniosis canina?

La leishmaniosis o leishmaniasis es una enfermedad infecciosa causada por un parásito microscópico llamado Leishmania infantum. Esta enfermedad parasitaria afecta a perros, aunque también en algunos casos a ciertos roedores y al hombre. El parásito, un protozoo del género Leishmania, se transmite a través de la picadura del mosquito conocido como flebostomo.

Cuando este mosquito pica a nuestro perro, éste a su vez lo “traslada” a otro por su aparato bucal. En perros débiles la infección se extiende rápidamente a los ganglios linfáticos, médula ósea y bazo. En aquellos que son más fuertes o resistentes, los parásitos permanecen localizados en la piel.

Hay que aclarar que no todos los perros infectados con leishmania van a desarrollar la enfermedad, ni siquiera los que la padecen muestran las mismas lesiones. La variedad de síntomas es tan grande como razas de perros.

El periodo de incubación desde la infección hasta que los síntomas se manifiestan oscila generalmente entre un mes a varios años.

Algunos de los comunes son: lesiones de piel, se le cae el pelo, inicialmente en torno a los ojos y, más tarde, en dorso y lomo, alteraciones oculares, cojeras, inflamación de ganglios linfáticos, problemas digestivos, hemorragia nasal, adelgazamiento, problemas orgánicos graves si se ven afectados órganos vitales como el hígado o los riñones. En los estadios avanzados, el perro sufre una anemia irreversible.

La gravedad de esta enfermedad se acentúa aún más no sólo porque se propaga de una manera tan sencilla, sino también porque su tratamiento tiene una eficacia muy baja -tratados con permetrín y otros insecticidas piretroides– . La clave para atacar a esta preocupante enfermedad es la prevención. Es el arma más eficaz contra su lucha.

Como hemos visto los problemas que causa este parásito en nuestro fiel amigo son muy visibles, graves y a veces mortales. Y como no podemos predecir cómo reaccionará nuestro animal a la infección por leishmania, debemos siempre prevenir, prevenir y prevenir.

La enfermedad no distingue ni entre sexos ni entre razas de perros. Por tanto, para evitar la picadura del mosquito debemos prevenirla mediante insecticidas repelentes como Advantix®, de Bayer, que, aplicados de forma adecuada, harán que nuestro perro no se contagie y que la enfermedad no se propague.

En España las regiones más afectadas por la leishmaniosis son las de Aragón, Cataluña, Madrid, Baleares, Levante, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León. Como observamos, las zonas más afectadas por esta enfermedad son aquellas donde las temperaturas nocturnas estivales superan los 20°C y están próximas a masas de agua, donde prosperan los mosquitos de la especie transmisora.

Estos mosquitos, como todos los de su especie, se caracterizan  por poseer una actividad nocturna y crepuscular, siendo particularmente más activos al atardecer, al amanecer y durante la noche. La mayor incidencia se produce entre principio del verano y el final del otoño.

Hay que puntualizar que no existe la posibilidad directa de contagio de un perro a una persona, siempre tiene que ser el mosquito Flebotomus el que inocula el parásito con su picadura. Por tanto, no debemos tener miedos a la hora de convivir con perros enfermos, lo importante, como hemos dicho, es PREVENIR la picadura del mosquito.

En el caso de que pienses que tu perro padece Leishmaniosis, visita a tu veterinario para que realice una prueba analítica de una muestra de sangre de tu perro.