Síndrome del Gato Paracaidista

Síndrome Gato Paracaidista

Esta es Menta, nuestro precioso “gato paracaidista”.Con cuatro meses y apenas 1.5 kg se cayó desde un quinto piso, pero tranquilos que ¡está viva! .Sufrió una fractura de codo y de cabeza de fémur. Tras una primera intervención en el Hospital de urgencias y la resolución de las fracturas por el traumatólogo y por supuesto los cuidados de sus dueños a los que lleva locos,empezamos la rehabilitación.

El síndrome del gato paracaidista es un síndrome que padecen los felinos que hace que un gato sobreviva a una caída de una altura considerable.Esto es debido a la capacidad de guardar el equilibrio que le permite, debido a su instinto, darse la vuelta e intentar caer a cuatro patas. Al intentar hacer este movimiento estira las patas y parece un paracaídas, de ahí el nombre.

Por eso  a veces, corren menos riesgo cuando caen de una altura de dos pisos que cuando caen de alturas bajas, ya que en estos casos no les da tiempo a girarse. Además si tenemos  suerte y se encuentren tendederos ,toldos etc. que vayan frenando su caída ls probabilidades de lesiones graves iran disminuyendo.Bueno ,por supuesto que no todos los gatos tienen  la agilidad para poder realizar estos moviemientos con lo cual el riesgo vital aumenta.

Gato Paracaidista

Nuestro Gatito Volador

Las lesiones más frecuentes son en la cabeza,dónde la mayoría presentan fisura en el paladar, en el torax y en las extremidades.

Muchos clientes nuestros cuando los recogen piensan que están bien y no nos los traen a la consulta.Pero pueden tener lesiones internas que no den la cara en un primer momento ;cómo un neumotorax, una fisura en la vejiga urinaria, etc. que el dueño no sepa apreciar y que conlleven riesgo para la vida de nuestro gato. De ahí la importancia de la prontitud en acudir a vuestra clínica veterinaria.
Lo ideal sería por supuesto evitar que nuestro gato gaste sus siete vidas, lanzándose al vacío.

– Para ello lo mejor es poner mosquiteras, cerramientos que le dejen ver el exterior, para así desarrollar su instinto curioso y de juego pero que impidan que se lancen.

-Introducir otro gato para estimular el juego entre ellos.Siempre se ha de realizar con precaución, siguiendo unas pautas específicas para evitar conflictos.

-Hacer un enriquecimiento del medio con juguetes específicos para gatos,sitios que permitan que escalen etc.

Suerte y que no se cumpla aquello de la “curiosidad mato al gato”