clínica veterinaria san juan | c/ moleta, 24 03550 san juan (Alicante)

info@clinicaveterinariasanjuan.com

Archivo de la etiqueta: gatos

¿Cuántas mascotas hay censadas en España?

Para que nos hagamos una idea del número de mascotas que hay, vamos a darte una pista mostrándote alguno de los titulares que han aparecido últimamente en los periódicos:

  • Más perros que menores de 15 años.
  • El censo de perros se dispara a 163.600 canes y supera ya al de bebés, niños y adolescentes.
  • La mayoría de los 13 millones de mascotas registradas en España vive en las ciudades. La soledad dispara su presencia.

Y es que el vivir en grandes ciudades nos aporta beneficios, pero también nos despoja de la familiaridad y la compañía que antes encontrábamos al vivir en núcleos pequeños en los que nos conocíamos por nombre. La soledad, una característica de las sociedades de hoy en día, es una de las causas del aumento en un 40% del número de animales de compañía en España en el último lustro. Hasta el pasado año se registraron 13 millones de mascotas en el país, de las cuales un 93% son perros, un 6%, gatos, y el resto, conejos, sobre todo.

Pero sigue sin ser fácil conseguir unas cifras exactas del número de mascotas con las que convivimos, ya que no todo el mundo registra a su perro con un microchip, como es obligatorio, ni todas las comunidades autónomas, que gestionan las competencias en la materia, exigen el inscribir también a los gatos, por lo que se deduce que el número de felinos, es ciertamente mucho mayor que el estipulado.

En el año 2018, el 24,1% de los hogares españoles contaban al menos con un perro en casa, una cifra que se está manteniendo bastante constante estos años. Lo cierto es que los datos demuestran que nos gustan mucho los animales, y especificando, uno de cada cuatro hogares elige a los perros como animal doméstico.

En ese mismo año 2018 tenemos constancia de que hubo 138.000 abandonos de perros y gatos, según estima la Fundación Affinity a partir de la información recogida en las protectoras. 

Y es que se han dado pasos importantes en las ciudades en la mejora de la convivencia y en el cuidado de animales en España, pero la verdad es aún queda mucho camino para equiparse a países como Holanda, Bélgica o Inglaterra. Sí que es cierto y así lo demuestran las cifras que ahora metemos a los animales en casa como si fuera un miembro más, con un nivel altísimo de cuidados, pero tenemos mejorar.

Un dato curioso que podamos extrapolar a otras ciudades, si miramos el número total de perros que hay en Madrid la cifra asciende a 278.460 canes. Para algunos serán pocos, para otros muchos… Si los comparamos con los niños menores de 10 años que viven en la capital… descubrimos que hay 288.740 y el doble que niños entre 0 y 4 años 140.857.

Empadronemos a nuestras mascotas, porque son uno más de la casa. Los animales nos hacen mejores personas, nos humanizan. Cuidémosles y seamos consecuentes con nuestras decisiones. Y si aún no tenemos un animal de compañía y queremos uno… adoptar siempre es una buena opción. No te arrepentirás.

Mito o realidad: ¿Las mascotas pasan frío en invierno?

Los perros poseen una capa de grasa en la piel que les sirve de protector térmico, al igual que su pelo, que generalmente mudan dos veces al año, en primavera y otoño para preparar su cuerpo ante el cambio de temperatura. Pero la verdad es que el frío afecta a los perros más de lo que pensamos.

El frío que nos hace tiritar a nosotros, también lastima a nuestras mascotas. Si observas que el perro tiene temblores, sufre somnolencia, sequedad cutánea, rigidez o respira lentamente es que tiene frío. 

El frío no afecta de igual manera a todos los perros sino que depende en gran medida de la raza, la edad y el estado de salud. Tanto los cachorros como los perros mayores acusan más las bajas temperaturas, de la misma manera que sucede en el caso de las razas de pelo corto. Son frioleros los dogos argentinos, los chihuahuas, los beagle y los basset hound.

Las orejas son una de las partes más sensibles del perro. Tendremos que estar muy pendientes y evitar que las tenga húmedas en los días de frío para evitar las tan dolorosas otitis. Por eso, es importante que después de un paseo, sobre todo si llueve, se las sequemos por dentro y por fuera, manteniéndolas además lo más limpias posibles con la ayuda de un higienizante de orejas para evitar la proliferación, de las levaduras.

Para evitar que tu perrito tenga frio…

Si nuestro perro duerme en el exterior, revisa el estado de su caseta, aísla muy bien la zona de dormir del suelo mediante goma o madera, para mantenerlo a salvo de humedad. Proporciónale una cama mullida y facilítale una manta para que pueda ayudarle a encontrarse más calentito.

Si vive con nosotros, sitúa su camita cerca del radiador. Y trata siempre que la casa tenga una temperatura agradable aunque tú no estés.

Si al perro le gusta o acepta llevar ropa, ponle un jersey cuando salgáis a la calle a pasear y un chubasquero cuando llueva. 

Ten en cuenta que al igual que nosotros nos alimentamos diferente en invierno, con una comida más calórica para protegernos del frío, si tu amigo canino es friolero dale alimento con más calorías.

Los gatos son más sensibles a los cambios de temperatura que nosotros, sobre todo si están acostumbrados a vivir solamente en interiores. A pesar de la muda de pelo que hacen en otoño y que les prepara mejor para el invierno. Los gatos sienten el frío igual o incluso más que nosotros y en concreto, hay que tener especial cuidado con los gatitos pequeños que todavía no tienen el sistema inmunológico desarrollado, o los mayores de 7 años que ya lo tienen debilitado.

Algunas razas de gatos como el levkoy ucraniano, el peterbald, el sphynx o gato esfinge, o el gato siamés que casi no tienen o tienen muy poco pelo, son propensas a sentir más el frío y por eso hay que vigilarlas más en invierno y proporcionarles una protección extra contra el frío.

Para evitar que tu gatito tenga frio…

Cierra las ventanas, enciende la calefacción o los radiadores y mantén un ambiente cálido y confortable tanto para él como para nosotros.

Abre las cortinas para que entren los rayos de sol del exterior y así tu gato pueda tumbarse y calentarse mientras le dan directamente.

Deja mantas para que se pueda refugiar en ellas. Acondiciona tu cama y tu sofá con un buen edredón que lo aísle y haga que soporte mejor las bajas temperaturas.

Mito o realidad: ¿Las mascotas pasan frío en invierno?Si tu felino suele pasear por fuera de casa o hace vida en el exterior, es mejor que le proporciones un aporte extra de energía cuando lo alimentes para que mantenga bien su temperatura corporal.

¿Cómo saber si tu perro o gato están en su peso ideal?

Tan sólo hace falta examinarlos de manera visual en casa para saber si están demasiado delgados o tienen sobrepeso, seguro que las imágenes que vienen a continuación pueden ayudarte a saberlo con más precisión.

¿Tu perro o gato está demasiado delgado? O por el contrario… ¿le sobran algunos kilitos de más? ¿Deben de coger peso, mantener el que ya tienen o más bien necesitan adelgazar? Casi siempre las respuestas a estas preguntas pueden estar claras, pero otras veces no, y no es nada que debamos dejar pasar ya que es una respuesta de la cual depende la salud de nuestra mascota. En este post que hoy os traemos, podréis encontrar unos sencillos dibujos y trucos para que puedas reconocer a simple vista su tu peludo está muy delgado, delgado, en su peso ideal, con sobrepeso y obeso.

Antes de nada, debes contestarte estas preguntas: ¿Está mi perro o gato delgado o en su peso ideal? ¿está mi can o felino rechoncho o padece de obesidad?

¿Está mi perro o gato demasiado delgado?Perro o gato muy delgado

Fuente: Silueta de perro y gato muy delgado. / The Ohio State University, Veterinary Medical Center

La forma más sencilla de saber o reconocer la cantidad de grasa corporal en nuestras mascotas es a través de la exploración con nuestras propias manos. Es decir, para ello, debemos de palpar el tórax y abdomen de nuestro peludo con el fin de acercarnos a determinar de forma aproximada la grasa que acumula, o por el contrario, de la que carece.

En el dibujo podemos ver un ejemplo de perros y gatos demasiado delgados. Costillas, vértebras lumbares o huesos pélvicos son reconocibles a simple vista y presentan una ausencia evidente de masa muscular.

Recuerda que la delgadez extrema es un grave problema de salud y por ello, necesita control veterinario. Pregúntanos acerca de qué alimentos o piensos son los necesarios para que tu mascota pueda recuperar peso.

¿Está mi perro o gato delgado?Perro o gato delgado

Fuente: Silueta de perro y gato muy delgado. / The Ohio State University, Veterinary Medical Center

Las costillas de un perro o un gato delgado también se palpan con facilidad mediante una fácil exploración con nuestras manos. En este caso, vemos que en la parte superior, las vértebras lumbares son visibles, pero los huesos pélvicos son menos prominentes.

¿Está mi perro o gato en su peso ideal?Perro o gato peso ideal

 Fuente: Silueta de perro y gato muy delgado. / The Ohio State University, Veterinary Medical Center

El peso ideal de un perro o un gato determinará si tu mascota presenta el peso correcto para su tamaño o raza.

La exploración manual, de nuevo, nos ayudará a determinar si nuestras mascotas se encuentran o no en su peso correcto. En ambos casos, las costillas de una mascota que se encuentra en su peso ideal serán palpables sin dificultad  puesto que no hay exceso de grasa. El abdomen no colgará demasiado cuando lo veamos desde un lado.

¿Está mi perro o gato rechoncho o con sobrepeso? Perro o gato gordo

Fuente: Silueta de perro y gato muy delgado. / The Ohio State University, Veterinary Medical Center

Conviene decir que, más de la mitad de perros y gatos que viven en zonas urbanas padecen sobrepeso u obesidad. La mala alimentación unida a una falta o reducida actividad física están detrás de esos kilos de más que pueden comprometer la salud de nuestros amigos peludos.

Pero, ¿cómo reconocemos el sobrepeso? Podremos visualizar que su cuerpo desde un ángulo visto desde arriba se redondea y ya no se hace tan sencillo palpar sus costillas. Podremos reconocer los depósitos de grasa en la columna lumbar y en la cola, además, su abdomen comenzará a colgar.

¿Está mi perro o gato obeso? Cuidado, su salud corre peligroPerro o gato obeso

Fuente: Silueta de perro y gato muy delgado. / The Ohio State University, Veterinary Medical Center

El sobrepeso se denomina obesidad cuando el peso corporal del animal supera en un 20% su “talla” en función de su raza, sexo y edad, pero ¿cómo lo reconocemos?

Si nos fijamos en su pecho, veremos que tenderá a ensancharse por la acumulación de grasa, lo mismo ocurrirá con su espina dorsal y la base de la cola. La cintura desaparecerá y el abdomen empezará a colgarle. También habrá depósitos de grasa en el cuello y extremidades.

La obesidad, tanto en perros como en gatos, como hemos dicho es un grave problema de salud que necesitará de control veterinario cuanto antes, aunque como siempre decimos, la mejor cura es la prevención.

Si todavía tienes dudas, pásate por nuestra consulta. ¡Estaremos encantadas de poder ayudarte!

¿Qué «miau» no has entendido, humano?

Cuando los gatitos maúllan lo hacen para llamar a su madre; con su maullido les indican que tienen hambre o que necesitan ayuda. Si tenemos un gato doméstico, nosotros pasamos a ser su ‘mamá’ adoptiva, y por lo tanto, se comunican con nosotros con el lenguaje propio de los gatos.

Si tienes un gatito, seguro que entenderás este título. Y es que las mamis y papis humanos estamos acostumbrados a que estos peludos nos sigan por casa maullando para que les demos comida, para que juguemos con ellos o para que les demos mimos… Pero, ¿te has fijado que para cada cosa utilizan diferentes tipos de «miau»?

 

Como las personas, los gatos poseen diferentes personalidades y emplean su propio registro personal e intransferible, y son muchos los propietarios que son capaces de distinguir a la perfección los distintos maullidos que su gato emplea con él. Dado que los gatos poseen una gran capacidad para el aprendizaje y la adaptación, son capaces de emplear distintos «miaus» para comunicarse con nosotros en función de la situación y sus necesidades.

Tipos de maullido o «miaus»

Son muchos los gatos que emplean maullidos que suenan como «mi», «me» o «ee» para saludarnos cuando llegamos a casa. El «meee», un sonido más alargado, suele ser muy empleado por estos felinos cuando quieren que le prestemos atención para jugar con ellos.

Muchos de los gatos suelen usar el «mao» o «mo» cuando quieren salir a la calle o de la habitación donde se encuentran, y si se aburren, suelen usar un «ao».

Hay sonidos característicos como el lastimero maullido de «dame de comer» que cada gato usa de forma totalmente personalizada con sus papás adoptivos, seguro que sabéis perfectamente a cuál nos referimos ;).

Muchos de ellos también se comunican con «purrs» o «miiiiiiii» y, a la mayoría, le suele faltar el «miau» completo, quedándose casi siempre en un simple «miaa», ¿quizás por pereza?.Otro sonido que suelen usar muchos los gatos es algo parecido a «iiih», el cual vocalizan mientras acechan a un pájaro o insecto desde la ventana.

Si llevas algún tiempo conviviendo con un gatito como mascota, al instante te darás cuenta de todo lo que estamos contando en este post, y es que cuando se ponen hablar, ¡no hay quien los pare hasta conseguir su objetivo!

Si tu gato maúlla de forma poco natural, no dudes en ponerte en contacto con nosotras en Clínica Veterinaria San Juan o al teléfono 965 940 664, ya que podría tener alguna dolencia o enfermedad.

Si tienes gatos, cuéntanos cómo es tu convivencia con él, ¿ya sabes qué significan sus «miaus»?

 

Fuente: este post proviene de Perrygatos, donde puedes consultar el contenido original.

¿Tu perro tiene alergia en primavera?

Ya está aquí la primavera, y con ella llega la temporada más odiada para los alérgicos. En esta época del año las alergias se disparan y son muchos los que previenen y se preparan para esta temporada tan incómoda para muchos de nosotros.

Pero, ¿sólo los humanos sufrimos alergias? Pues como muchos de vosotros sabréis ya, la respuesta es “no”. Y es que muchos de nuestros peludos sufren con la llegada de la primavera, sobre todo si son alérgicos al polen.

Ahora que sabes que tanto perros como gatos sufren alergias estacionales como cualquier otra persona, te queremos contar que según datos, entre un 20% y un 30% de la población canina sufre algún trastorno de tipo alérgico. La alergia consiste en una alteración del sistema defensivo o inmunológico por el cual el perro o el gato que la padece reacciona de una determinada manera. Las causas de alergia más comunes en canes son: pólenes, pulgas, polvo e incluso alimentos.

“Uno de cada siete perros padece algún tipo de alergia”

Los perros alérgicos reaccionan con diferentes síntomas ante éstos; cuando los alérgenos toman contacto con el animal el organismo puede reaccionar de diferente manera ante estas sustancias, como por ejemplo con una variedad de síntomas cutáneos, digestivos o respiratorios.

¿Qué señales tendrá nuestro perro con alergia?

Los síntomas de alergias más comunes en los humanos son los que influyen a las vías respiratorias, pero en perros o gatos, en la mayoría de ocasiones toman forma de irritación cutánea o inflamación, más conocida como dermatitis alérgica.

“Solo 1 de cada 10 personas reconoce ser consciente de que su perro padece alguna patología en la piel.”

Si tu mascota presenta alergias, su comezón empezará a agravarse, por lo que tu perro empezará a rascarse continuamente, además de que podría morder ciertas áreas de su cuerpo para apaciguar la comezón. De cualquier modo, tu mascota estará intentando aliviarse de la picazón por cualquier medio posible.

Si continúa esta irritación, lo más probable es que su piel empiece a inflamarse y estar sensible al tacto. Otras consecuencias más extremas podrían ser la pérdida de pelo en ciertas áreas de su cuerpo, llagas en la piel e incluso formación de costras.

Otros signos de alergia que pueden ser fáciles de observar se concentran en los oídos (sobre todo en los perros). Los perros que presentan alergias suelen tener los canales del oído inflamados como una respuesta generalizada a ésta, así bien, se rascarán las orejas, sacudir la cabeza, y empezará a caerse el pelo alrededor de éstas.

Otro de los síntomas son los respiratorios, menos comunes en los animales pero que en contadas ocasiones sí ocurren, y presentan ojos llorosos, nariz congestionada, tos y estornudos, los mismos síntomas típicos que sufrimos las personas también serían signos a observar.

Otro signo que deberás de vigilar si sospechas que tu mascota tiene alergia es el enrojecimiento general en su piel: examina si tiene los ojos hinchados y rojos, barbilla roja, patas rojas, tejidos orales rojos e incluso hasta el ano rojo.

La alergia provoca numerosos síntomas como:

  • Picor y enrojecimiento en la piel.
  • Lamido y rascado constante.
  • Infección en los oídos.
  • Vómitos.
  • Ronquidos a causa de una garganta inflamada.

Si tenemos dudas acerca de algunos de estos síntomas, en Clínica Veterinaria San Juan estaremos encantadas de atenderte.

¿Cómo ayudar a nuestro perro?

Lo primero y la mejor opción es acudir al veterinario para que podamos diagnosticar qué tipo de alergia sufre, en la mayoría de los casos hay medidas para llevar a cabo la reducción de los efectos alérgicos. En casos en los que es imposible eliminar las sustancias que la provocan, como por ejemplo el polen, se propondrán tratamientos sistemáticos para mejorar la calidad de vida del animal.

Después de haber llevado a tu mascota al veterinario, también puedes mejorar el estado de tu amigo de cuatro patas con algunas de estas ideas:

  • Dale baños si tu mascota tiene picazón. Un buen baño le aliviará de inmediato el picor del cuerpo y eliminará posibles alérgenos en el pelaje y la piel.
  • Remójale o límpiale las patas después de cada paseo para reducir la mayor cantidad de alérgenos dentro de casa.
  • No ejercites a tu perro cerca de lugares con vegetación.
  • Los ácidos Omega3 ayudan a reducir la inflamación de su cuerpo. Añade a su pienso habitual aceite de salmón, de atún, anchoa u otros aceites de pescado, ya que son muy beneficiosos.

Tu mascota es un miembro más de la familia, si en esta época del año dudas de si tu perro o gato puede tener alergia, no lo dejes para más tarde.

¡Consúltanos!

¿Cómo comunicarnos con nuestra mascota?

¿Alguna vez te has preguntado qué está pensando tu mascota? ¿Trataste de averiguar qué es lo que te intenta decir? ¿Deseaste que te pudiera contestar con palabras?

Si tu respuesta es sí a alguna de estas preguntas, esta entrada te interesa: puede que no sólo busques la forma de entender qué quiere decirte tu mascota, sino que también puedas comunicarte con ellos con una respuesta.

Como todos los animales (incluido los humanos) nos comunicamos mediante movimientos corporales y diferentes tonos de voz. Saber cómo utilizar estos recursos con tu mascota te ayudará a fortalecer el vínculo y la relación con él.

Existen muchas señales que pueden ayudarnos a entender cómo se siente nuestra mascota o qué quiere decirnos, ahí van unas pistas:

  • Observa el lenguaje corporal de tu mascota:

Fíjate en sus ojos, orejas, cara. Los animales usan muchas partes de su cuerpo para comunicarte sus sentimientos. Observarlos te llevará a deducir si se siente juguetón, se encuentra enfermo o quizás, si está molesto. Un ejemplo; los perros levantan las orejas y las llevan hacia delante para indicar concentración. Un gato, podría llevar las orejas hacia atrás si se siente particularmente ansioso cerca de algo.lenguaje-1

cats

  • Observa su cola:

Si tu mascota tiene cola, ésta nos puede proporcionar información muy útil acerca de cómo se siente. Si tu gato mueve su cola rápidamente, podría expresar ira, mientras que si tu perro sostiene su cola a su nivel corporal o incluso más abajo, significa que se siente amistoso.k

  • Escucha lo que te dice tu mascota:

Tu mascota es capaz de provocar diferentes sonidos. Saber diferenciarlos te ayudará a determinar cómo se siente. Los gruñidos determinarán que quiere tranquilidad, en este momento no le hagas rabiar, ¡aunque tú también sabrás si está contento o enfadado! También encontramos los gemidos; si tu mascota es todavía un cachorro, los gemidos pueden ser signos de placer, aunque si es ya adulto, podría determinar malestar o temor, o sólo intente llamar tu atención. En cuanto a los ladridos, ¿sabías que un ladrido corto y agudo indica agresividad? Todo depende del contexto de la acción, si está acompañado de pequeños gemidos o suaves ladridos puede ser signo de que quiera jugar contigo. Por último encontramos los aullidos. Si son largos y profundos, en la mayoría de ocasiones suelen traducirse en tristeza o dolor. Si tienes un gato, su maullido puede expresar saludo, que tiene hambre o sed o que quiere llamar tu atención. Si comienza a bufar o gruñir, es mejor que lo dejes sólo, puesto que se encuentra molesto por algo. Por último, si ronronea, quiere decir que se siente agusto y contento, además de que también es la manera en la que tu gato se consuela a sí mismo.dogtalk

  • Habla con tu mascota y utiliza comunicación no verbal con ella:

Es muy bueno, incluso terapéutico, hablar con tu mascota, aunque en la mayoría de ocasiones sepamos que no nos van a entender. Para ello usamos diferentes tonos de voz, y para ello también nos ayudamos del lenguaje corporal cuando hablamos. Por ejemplo, si queremos expresar que ha realizado un mal comportamiento, usaremos un tono de voz severo y autoritario y le daremos una orden para que sepa qué ha hecho mal. Otro caso, es hablarle cuando nuestra mascota siente miedo o está ansiosa por algo, esto le relajará y ayudará a crear un vínculo más fuerte con ella. Los gatos son menos dados a razones y entendimientos, por eso, si quieres hacerle saber que no apruebas su comportamiento, levántate y aléjate de él.

doggirl

Consejos:

Comunicarnos con nuestra mascota no es complicado, sólo tenemos que observar y prestar atención a su lenguaje corporal y vocal en determinados contextos. Con el paso del tiempo, será mucho más fácil y la comunicación entre vosotros mejorará.

  • Intenta dedicar todos los días un rato a comunicarte con ella; jugar con ellos es un método excelente para practicar.
  • Comunicarte con tu mascota es cosa de dos: ellos necesitan entender qué quieres decirles y tú debes saber qué es lo que intentan comunicarte.
  • No dudes consultar a Clínica Veterinaria San Juan sobre cualquier duda que tengas.