Un viajero engaña a una aerolínea viajando con su gato. Consejos para viajar con mascotas en el avión

El pasado mes de noviembre a un viajero que quería volar con la aerolínea rusa Aeroflot se le impidió que viajara junto a su gato. El motivo es que el felino tenía sobrepeso, y por lo tanto no podían volar juntos en la cabina. Los empleados de la compañía le indicaron que el lugar que le correspondía al animal era la bodega de carga. Sin embargo, el pasajero identificado como Mikhail Galin, decidió retrasar su vuelo para pedir prestado a unos amigos un gato menos pesado para poder pasar el control del aeropuerto y realizar posteriormente el cambio.

Mikhail Galin compartió en las redes sociales su historia con el gato y sus problemas para poder viajar juntos. Pero no pensó que la aerolínea le iba a sancionar por engañarles retirándole sus puntos de su programa de fidelización. 

Mikhail ha reflexionado y ha escrito en su Facebook la seriedad sobre lo ocurrido: «Las normas son para todos y hay que cumplirlas».

Recordemos como viajar con nuestro felino en un avión:

  • Lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que la aerolínea permite volar con mascotas, perros y en nuestro caso nuestro, gatos. Las aerolíneas no están obligadas a aceptar mascotas ni en cabina ni en otros sitios. Cada aerolínea es libre de decidir si los acepta y puede poner sus propias normas al hacerlo.
  • Te recomendamos que aunque cada vez son más las compañías aéreas que aceptan mascotas visita su página web o llama a su servicio de atención al cliente para saber en qué condiciones y si hacer algún pago extra.
  • Prepara el viaje con antelación para así reservar el espacio de tu perro en el avión ya que en la cabina sólo pueden volar 2 perros por vuelo.
  • Organiza y saca toda la documentación que necesita para volar, sobre todo si viajas fuera de Europa. En la embajada de tu destino podrán informarte al respecto, consulta su web o llámales por teléfono.
  • Ten en cuenta que necesitarás un pasaporte de mascota. Este pasaporte lo expide el veterinario y, normalmente, suele darlo cuando se le pone el chip al animal. En este pasaporte se refleja el historial médico del animal las vacunas, los tratamientos de desparasitación, etc.

Para volar por Europa es obligatorio tener este pasaporte de mascota y además la vacuna de la rabia. Además en ciertos países exigen que el gato está correctamente desparasitado (incluso con tratamientos específicos) o, incluso, pasar una cuarentena.

  • El tamaño y la raza de tu mascota puede ser un problema. La mayoría de las aerolíneas no permiten gatos en cabina que pesen más de 7 u 8 kilos, trasportín incluido.
  • Antes de embarcar no conviene que se dé un atracón de comida ni de bebida. Muchas aerolíneas recomiendan que el animal ayune al menos dos horas antes de comenzar el viaje, para que así no le entren ganas de hacer sus necesidades durante el mismo.
  • En el control de seguridad tienes que sacar a tu mascota de la bolsa. La bolsa pasará por la máquina de rayos x y tú pasarás con tu mascota en brazos por el arco de seguridad.
  • Te recomendamos que lleves una manta para evitar los cambios de temperatura del avión. Así irá más cómodo y tranquilo.
  • Consulta las normas de la aerolínea, pero casi con toda seguridad, podrás llevar la comida para tu mascota en el equipaje de mano.
  • Como ya habrás descubierto, a los gatos no les gusta viajar. Son animales de costumbres y les lleva bastante tiempo acostumbrarse a los sitios nuevos. Si cada noche estás en un hotel diferente, a tu gato no le hará ninguna gracia y, probablemente, pase miedo. Tenlo en cuenta.

Para que te hagas una idea, aquí tienes algunas webs de aerolíneas:

¿Has viajado ya con tu familia peluda? ¡Cuéntanos cómo ha sido!