Inicio Blog Veterinario ¿Sabes qué tienes que hacer si te encuentras un perro en la calle?

¿Sabes qué tienes que hacer si te encuentras un perro en la calle?

Desgraciadamente, es muy habitual encontrarnos perros callejeros por nuestra ciudad o pueblo. Seguramente, más de una vez te hayas topado con alguno de ellos y has pensado… «-Me gustaría poder ayudarle, pero… ¿qué tengo que hacer?«

Bueno, si ese es tu caso, sigue leyendo porque te vamos a dar unos cuantos consejos que te servirán para proceder en el siguiente caso. Recuerda, si encuentras a un perrito solo por la calle, no lo dejes a su suerte.

Muchas veces, cuando nos encontramos a perros solos, sin nadie alrededor, lo más probable es que ese perro haya sido abandonado por sus dueños, aunque también podría haberse perdido o escapado. En este último caso puede que los dueños lo estén buscando, y tú puedes ayudarle a unirse de nuevo a su familia.

La cuestión es que la calle no es, ni será nunca, un buen lugar para ellos. Podrían tener frío, sed, hambre, calor, estar herido, provocar un accidente… Pregúntate en este momento qué puedes hacer para poder ayudarle. A continuación te damos una serie de pautas para saber qué hacer si te encuentras un perro en la calle.

Intenta acercarte a él

Si ves que el perro tiene un buen aspecto físico y no muestra una actitud agresiva, intenta acercarte a él. Es muy importante que lo hagas despacio, sin movimientos bruscos ni voz alta, seguramente se encuentre asustado o desorientado al encontrarse solo, si no haces esto, es muy probable que lo asustes y acabe huyendo. Así bien, aproxímate con calma y que tu voz no suene amenazante, trasmítele tranquilidad y confianza. Si llevas encima algo de comida hazle saber que se la quieres dar, muéstrale lo que tienes para él y espera que se acerque cuando él quiera.

Si no tienes comida, mira qué necesidad puede tener: Dale agua, una manta si hace frío… El caso es que sienta que no eres una amenaza para él.

Una vez tenga tu confianza y esté tranquilo puedes intentar tocarlo, acariciarlo y sujetarlo. Si el perro lleva collar y ves que se deja manipular, puedes atarlo con una correa o improvisar otra manera para que no se escape. Si ves que por el contrario, el perro está enfermo o simplemente, no se deja tocar, quédate cerca y busca ayuda para que puedan recogerlo.

 

Fíjate si tiene o no chapa identificativa.

Si es así, encontrarás nombre, teléfono o dirección de contacto de su dueño. Prueba a llamarle para comunicarle que has encontrado a su mascota. Si no tiene chapa, te puede servir preguntar por algunas puertas cercanas para ver si alguien lo reconoce. Muchas veces es la manera más sencilla y eficaz de acabar con una triste historia.

El caso más habitual, es que los perros no tengan chapa de identificación, pero sí microchip. En este caso, lleva al perro al veterinario más cercano para que puedan decirte los datos del propietario.

Otra de las alternativas es contactar con la Guardia Civil, la Policía Local o el Ayuntamiento. Puede ser que el propietario haya visado a las autoridades para comunicar la situación de su mascota.

En este punto, si el perro no tiene chip, las autoridades o el veterinario pueden avisar al servicio de recogida de perros perdidos o abandonados. El animal será trasladado a la perrera o a un centro de protección animal. En este punto debes de tener claro que las protectoras y las perreras no tienen nada que ver. Las perreras son centros zoosanitarios designados por la Administración Pública. Las protectoras sin embargo, son asociaciones sin ánimo de lucro cuya labor es proteger al animal.

 

El aspecto más importante de estos centros es que velan siempre por el bienestar de los animales. Aun así, como bien sabemos, lo que ocurre en las perreras es que los animales son sacrificados si el dueño no los reclama o no son adoptados en un plazo de tiempo límite. En las protectoras no se sacrifican animales, salvo en ocasiones excepcionales.

Otra de las opciones, si no te ha servido ninguna de las anteriores, no te ha convencido o no quieres volver a dejar solo al animal, es que te hagas cargo del perro de forma temporal, una opción que muchas veces es la mejor. Si te encuentras un animal… ¿por qué no cuidar de él hasta que le encuentres una buena familia y un buen hogar?

En este último caso necesitarás implicarte de lleno en el caso y asumir que cada persona puede hacer un mundo por los animales, aportando poco a poco su granito de arena. Mientras haces de hogar temporal, puedes difundir que te has encontrado un perro y que buscas, o bien a su familia, o bien un nuevo hogar para él. Puedes pegar carteles, publicarlo por redes sociales, ponerlo en tablones del veterinario… miles de cosas.

La última opción y, quizás, la más bonita, sera que… puedes convertirte en su nueva familia y adoptarlo, en el caso de que sus propietarios no hayan aparecido. Esta solución es idílica. Si te has enamorado de él y no puedes evitar que los ojos se te llenen de lágrimas cada vez que piensas que tarde o temprano se irá… ¡formaliza vuestra relación!

Eso sí… medítalo. Un animal no es un juguete, es una vida, una responsabilidad que tendrás que tener para con él toda su vida, pero ya lo sabéis…  😉

TAGS:

Deja una respuesta

*